DIETAS VEGETARIANAS EN LA ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA

30 07 2012

Alumno: Callacná Ayquipa, Juan Fernando.

Profesor Asesor: Dr. José Taypicahuana Juárez

La enfermedad renal crónica es un proceso fisiopatológico (mayor de 3 meses) en la cual hay un deterioro progresivo e irreversible de la función renal y la tasa de filtración glomerular; por ello la excreción de productos finales del metabolismo se ve alterada al igual que el agua y electrolitos, así como la secreción de hormonas. Si bien al inicio de la enfermedad no hay compromiso clínico, con niveles de creatinina normales o leve aumento, en etapas avanzadas se presentan diversas manifestaciones clínicas hasta llegar al estado terminal conocido como uremia.1

Las guías clínicas de manejo de enfermedad renal crónica relacionándolas con la fisiopatología anteriormente mencionada nos mencionan que es necesario mantener una ingesta hipoproteica para evitar o retardar la pérdida de la función renal. Por ejemplo: El estudio ‘’Modification of Diet in Renal Disease’’ mostró que una dieta con aporte proteico de 0.58 g/kg/día en pacientes con ERC avanzada retarda la pérdida de TFG y la aparición de síndrome urémico.1

Por otro lado tenemos a las dietas vegetarianas útiles para obtener beneficios en la disminución del riesgo de enfermedades crónicas (cáncer, cardiopatía, alteración de los vasos sanguíneos, ERC, otras) gracias a múltiples nutrimentos con actividad biológica. Una dieta vegetariana bien planificada puede satisfacer las recomendaciones actuales para todos los nutrientes vitales, incluyendo proteínas, ácidos grasos, omega-3, hierro, zinc, yodo, calcio y vitaminas D y B12.2,3

Estas dietas presentan una cantidad significativa de fibra dietética pero baja cantidad de grasas totales, grasas saturadas y colesterol, moderadas calorías y proteínas; ello sería útil debido a que a menor cantidad de proteínas menores serán los productos finales del metabolismo y por ende habrá una reducción en la evolución de la pérdida de la función renal y tasa de filtración glomerular. La hipoproteinemia por dieta vegetariana en ERC produciría una disminución de las presiones hemodinámicas intraglomerulares; de igual manera podría producirse modificaciones de ciertos procesos inmunológicos, del metabolismo lipídico y de la secreción hormonal; todo ello producirá un descenso de la proteinuria y los radicales libres. 2,4

Pero al igual que las proteínas (compuesto orgánico), el fosforo también contenido en algunos vegetales (compuesto inorgánico) juega un papel en la progresión de la ERC ya que su reducción en la ingesta disminuye la generación de ácidos y acidosis metabólica. Por ejemplo, en un estudio de casos y controles entre pacientes vegetarianos y no vegetarianos se menciona que es necesario 1 semana de dieta vegetariana para reducir niveles séricos de fósforo en sangre, calcio, PTH y la excreción fraccional urinaria de fósforo.5

Habiendo mencionado sobre el beneficio hipoproteico de los vegetales y el cuidado sobre los fosfatos, mencionamos ahora a los lípidos, quienes se encuentran en una cantidad mucho menor; gracias a ello evitan el daño glomerular (proliferación mesangial, hipercelularidad, aumento de los macrófagos y esclerosis glomerular), cambios tubulointersticiales (por aumento del consumo de oxígeno por nefrona) y favorecen el desarrollo de glomeruloesclerosis.2

A pesar de los beneficios mencionados, los vegetales presentan contribuyen a la hipermagnesemia. Recordemos que el magnesio absorbido es eliminado por el riñón, y está ampliamente distribuido en los alimentos sobre todo en los de origen vegetal ya que es constituyente de la clorofila (‘’vegetales verdes’’). Pero en la ERC este catión tendría una pobre eliminación y suelen estar normales o elevados. Esto se ve exacerbado en aquellos pacientes consumidores de antiácidos o laxantes que contengan dicho catión.

Por último, se hace referencia al catión potasio, al igual que el magnesio tiende a acumularse por una mala excreción del mismo. Valga recordar que la hiperpotasemia o hiperkalemia se define como valores superiores a 5.5mEq/L de potasio, que puede causar la alteración electrolítica más grave, la cual es desencadenadora de arritmias ventriculares fatales.2

Una vez revisado los beneficios y precauciones de los vegetales, surge la pregunta: ¿Cómo sería la dieta vegetariana de un paciente con enfermedad renal crónica (alimentos recomendados y prohibidos)?

Pues bien, una dieta vegetaría uniforme en pacientes con ERC no existe, ya que cada paciente puede o no tener distintos requerimientos nutricionales, por ejemplo un paciente con evidencia semiológica y laboratorio de hiperkalemia, se le evitarán alimentos ricos en potasio.3

Sin embargo se propone lo siguiente:

  •  Tubérculos, hortalizas y verduras; generalmente son ricos en potasio pero para reducir la cantidad del mismo, se aconseja dejarlos remojar por un tiempo y cocerlos en abundante agua y tirar esta agua. De preferencia se recomienda col, repollo, papa cocida, maíz cocido, cebolla, zanahoria, berenjena. Serán menos recomendados la acelga, coliflor, espinacas, tomates, champiñón.
  • Frutas como pera y manzana, pero debe evitarse si el paciente presenta hiperkalemia: naranja, melón, dátiles, pera, plátano, ciruelas, pasas, frutas secas (almendra, avellana, nuez), mango, sandía.
  • Las leguminosas no son recomendadas por presentar un alto contenido de potasio y fosforo, por ello debe evitarse en lo posible de consumir: habas, garbanzo, lentejas.
  • Dentro de las grasas no se recomienda la margarina por una elevada concentración de sal y potasio, sin embargo puede aceptarse los aceites vegetales ya que son ricos en ácidos grasos esenciales y la mantequilla en vitamina A.6

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.- Fauci A; Brawnwald E. Harrinson Principios de Medicina Interna. 17ª Edición.

2.- Borrero J; Montero O. Fundamentos de nefrología. Cuarta edición. Corporación para investigaciones biológicas. Colombia. 2003.

3.- López RM, Cuadrado BC, Sellares LV. Sociedad de NefrologIa de España. Guía de nutrición en Enfermedad Renal Crónica Avanzada (ERCA). Nefrología. 2008; Supl 3: 79-86

4.- Aguilar M. La dieta vegetariana. De Temas de hoy. Madrid: Mc Graw Hill; 1991.

5.- Moe SM. Et al. Vegetarian compared with meat dietary protein source and phosphorus homeostasis in chronic kidney disease. Clin J Am Soc Nephrol. 2011 Feb;6(2):257-64

6.- Johanna T. Health aspects of vegetarian diets. Am J Gun Nuir .1988;48:712-38.


Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: